El gas LP es una fuente de combustible común para calentar y cocinar. Los tanques de gas LP son seguros cuando se usan correctamente. Puedes minimizar el riesgo siguiendo estos simples consejos.


Cuando se utilizan cilindros de gas LP:


Siempre asegúrate de tener una ventilación adecuada y nunca uses encendedores o fumes en interiores o en espacios confinados.


Lee siempre las instrucciones de funcionamiento que el fabricante ofrece para el uso de tu tanque estacionario.


No conectes ni desconecte los tubos de gas estacionario tu solo


Mantén siempre los cilindros fríos y alejados de llamas, chispas y calor.


Usa solo mangueras aprobadas o certificadas y conexiones diseñadas para gas, nunca uses las hechas en casa.  


Adquiere el hábito de revisar regularmente tu gas estacionario para evitar las fugas. Si al poner jabón comienzan a generarse burbujas, hay una fuga de gas.


Apaga la válvula del cilindro de gas. Desconecta la conexión de la rosca de la mano izquierda y verifica que estén limpias.


En conclusión, la mejor recomendación que te podemos hacer es siempre usar tanques de gas certificados e instalados por profesionales en el área, como lo son: Arcigas.